HISTORIA

 

La Historia de nuestra Cofradía se remonta a Octubre de 1988, cuando un grupo de jóvenes de varias Hermandades de Huelva se reunieron con la pretensión de fundar una Tertulia Cultural Cofrade como vehículo para la fundación de una Hermandad de Penitencia. Al poco tiempo, fueron acogidos en la Parroquia de la Purísima Concepción por su siempre añorado don Carlos Núñez Vega, quien supo guiarlos durante aquellos inicios, amainando los ímpetus propios de esa edad y pasando a formar la Tertulia Cultura Cofrade y Grupo Parroquial de la Concepción “El Penitente”, donde aparte de la formación ofrecida por don Carlos, se realizaron actividades de todo tipo (conferencias, exposiciones, revistas cofrades, etc…) con la siempre clara idea de defensa de la Semana Santa onubense y de una formación de calidad que sirviera para asentar los cimientos donde desarrollar el proyecto de Cofradía.

 

A los diez años de aquella fundación, concretamente el 18 de abril de 1998, pasados unos pocos de años desde que se realizó la última actividad de la Tertulia motivado por los compromisos laborales y universitarios de sus integrantes, volvieron a reunirse diez miembros de aquel desaparecido Grupo Parroquial, quienes retomaron la idea de fundar una Cofradía, con similares características a las ideadas desde un principio. Al darse la triste circunstancia de la muerte años antes de don Carlos, los nuevos fundadores vieron frustrada la posibilidad de contar como Sede Canónica con su Iglesia original, la Concepción, con lo que, gracias a don José Morales López, recabaron en la Parroquia de Nuestra Señora de la Merced, para formar allí durante tres años, la necesaria Asociación Parroquial, paso previo e indispensable para la Erección Canónica de una nueva Hermandad, según las Normas Diocesanas vigentes en aquel momento. Una vez elevados al Obispado los Estatutos de la futura Corporación, un nuevo revés mina la tenacidad de los integrantes de aquella Asociación, siéndoles denegada dicha Sede por compaginar dicha Parroquia mercedaria sus funciones propias con las de la de Santa Iglesia Catedral. De esta manera, nuevamente sus miembros se movilizaron para buscar un nuevo Templo de acogida, encontrando en don Manuel Martín Gómez, párroco de la Parroquia de Santiago Apóstol, la única puerta abierta para sus deseos fundacionales, siendo por fin decretada la Erección Canónica de la Cofradía en dicha Parroquia, con fecha 11 de Diciembre de 2001.

 

Previamente se procedió a la Bendición de María Santísima Madre de Gracia, en la Santa Iglesia Catedral, el día 10 de marzo de 2001, realizándose anualmente con esta Venerada Imagen la Corona Dolorosa de Nuestra Señora, por las calles del barrio del Molino de la Vega. Poco a poco la Hermandad comenzó a adquirir enseres y a completar imágenes para su futuro Misterio, llegando en el año 2005, concretamente el 16 de marzo, a la ansiada Bendición de Nuestro Señor Jesús de la Providencia, también en el Templo Catedralicio.

Este mismo año se realiza la primera Salida Procesional, en la que se comenzó a vislumbrar encima del paso el magnífico conjunto escultórico de hoy en día y que en aquélla ocasión solo contó con las imágenes del Señor, de la Virgen, de San Juan y de María Magdalena, además de la Santa Cruz que domina el Misterio. Numerosos fueron los hermanos que, aún sin vestir la túnica, no quisieron dejar pasar la oportunidad de participar en dicha procesión histórica y cuyo recorrido se realizó desde la Merced a la Parroquia de Santiago.

 

Posteriormente, y hasta el año 2011, en la jornada del Sábado de Pasión, la Hermandad realizaba un recorrido similar, realizando Estación de Penitencia en nuestra Parroquia de Santiago Apóstol mediante el Rito Penitencial “Per Crucem Ad Lucem” inculcado por don Carlos en los años de la Tertulia.

 

En la actualidad, y desde 2012, gracias a un compromiso firme entre la Hermandad., el párroco de ambas Parroquias y Director Espiritual de la Cofradía don Daniel Valera Hidalgo, el Cabildo Catedralicio y nuestro Obispo don José, seguiremos realizando en la Iglesia de la Concepción cada Miércoles Santo nuestra Estación de Penitencia según el rito mencionado desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced.

 

En dicho rito, la Cruz Penitencial, que permanece durante todo el año expuesta en un testero del Templo Concepcionista y que es testigo mudo de nuestros orígenes, es portada por un penitente desde la salida de la Cofradía, y una vez allí, ante el Santísimo y de rodillas, la entrega al sacerdote, el cual tras recibirla en sus manos y pronunciar las oraciones propias del Rito Penitencial, la muda por un cirio blanco encendido, dando sentido a nuestro discurrir por las calles de Huelva: Por la Cruz a la Luz.

 

Tras diversas gestiones se hace posible el traslado de seda canónica a la Parroquia de la Purísima Concepción. Para este fin el día 20 de junio de 2015 se convocó a todos los hermanos con derecho a voto a que refrendaran o no la propuesta de cambio de seda a dicho Templo. Se decidió el cambio por aclamación. Este era el paso previo a la concesión episcopal de cambio de Sede que firma en Huelva el 9 de octubre de 2015 el Excelentísimo Señor Obispo don José Vilaplana Blasco.

 

Con dicho plácet, con fecha 14 de noviembre de 2015 se realizó el Solemne Traslado de cambio de Seda Canónica desde la Parroquia de Santiago Apóstol hasta su actual sede la Parroquia de la Purísma Concepción. Se encuentran ubicadas las imágenes de forma provisional en la Capilla Bautismal.